Patrimonio Natural

Imprimir
AddThis Social Bookmark Button

 


pnatural_segura

 

CUARTOS DEL PINAR

Se localizan en un pequeño enclave de Segura de la Sierra, al sureste de la comarca y limitando con la provincia de Granada. Constituye esta zona el límite noreste de los Campos de Hernán Perea, un vasto territorio altiplano con escasos bosques, entre los 1.600 y 1.700 m de altitud y de unos 20 km de longitud.

Su cota más alta la alcanza en El Banderín (1.966 m), aunque destacan también Cabeza Alta (1.958 m), Alto de Valdefuentes (1.835 m) y el Pinar (1.734), desde donde podemos ver el pino galapán, el más emblemático de la Sierra. Desde sus cimas se recogen las aguas que nutren el Arroyo de Cañadalamienta, el Arroyo Sabuquillo y Arroyo de la Juan Fría, que alimentan la Cañada de Los Cuartos. Se accede desde la aldea de Don Domingo, en Santiago-Pontones.


CUERDA O CUMBRE DE BEAS
Altitud · 910 m

Esta cuerda de picos que se alzan entre los 1.100 y 1.300 m, separa la zona oeste de la comarca que se abre hacia la campiña jiennense de la zona este, donde se encuentra el macizo montañoso del Parque Natural. Constituye un espléndido mirador natural, desde el que se observa una escena rica, diversa y representativa, aunque no sea una cuenca demasiado amplia.

Se accede desde Cañada Catena o Cortijos Nuevos, por la A-314. Desde esta salen varias pistas forestales a derecha e izquierda por las que podemos acercarnos más a los picos de esta cuerda, como el Pegueras, con 1.341 m y una vista excepcionales hacia el este, hacia el amplio valle entre estas cumbres y Segura de la Sierra, distinguiendo claramente los pueblos y aldeas como Orcera, Segura de la Sierra, Trujala, El Robledo, El Ojuelo, Cortijos Nuevos y Hornos de Segura, así como los picos más elevados de la Sierra de Segura, destacando El Yelmo, El Yelmo Chico y el Peñalta en primer plano y más allá en La Cumbre, la Nava del Espino, el Navalperal, el Cambrón e incluso el Calar Alto de la vecina sierra de Albacete.


EMBALSE DEL GUADALMENA

La construcción de este embalse y su puesta en explotación data de 1969, con una capacidad de casi 350 Hm3.

Entre las características ambientales de su cuenca, que ocupa una superficie de 1.500 km2 y está ligada a los acuíferos de la Meseta, destaca su paisaje de colinas y superficies de aplanamiento, sobre pizarras y cuarcitas de Sierra Morena.

En la actualidad el embalse del Guadalmena se extiende por los municipios segureños de Segura de la Sierra y Orcera en la comarca de la Sierra de Segura y Chiclana de Segura en la vecina comarca de El Condado. Se encuentra protegido por las figuras de LIC y por los PEPMF.

Es el tercer gran embalse de la provincia, ubicado en una zona de monte mediterráneo que alterna con pinares de repoblación; hay gran riqueza de caza mayor, como ciervo, gamo y jabalí. También es interesante como observatorio ornitológico, ya que esta gran lámina de agua es aprovechada por aves ligadas a entornos acuáticos.

Zona privilegiada, a partir del mes de septiembre, para contemplar la berrea de los ciervos, etapa de celo de este mamífero en la que con sus berridos y peleas entre machos tratan de demostrar quién es el más fuerte de la manada con el fin de atraer a las hembras.

Además en sus aguas se pesca el barbo, la carpa, el black-bass y sobre todo el lucio.

Dispone de Club Naútico y embarcaciones. Anualmente en sus aguas se desarrollan competiciones de moto náutica puntuables para el campeonato de España (clase t 850 y s 850) y ha acogido alguna vez al campeonato de Europa de Formula 1.

Se accede desde Arroyo del Ojanco, tomando la carretera hacia el embalse o desde la N-322 (Bailén-Albacete) en dirección a Puente de Génave, desviándonos a 3,5 km de la primera población por la JH-3.651, que conduce directamente a la presa.


EL YELMO

Altitud · 1.809 m

Panorámica desde El Yelmo hacia el norte

Con sus 1.809 m de altitud, es quizás el monte más emblemático de la comarca, desde el que se divisan todas las sierras que componen el Parque Natural y parte de la Mancha.

Se accede desde una pista forestal desde la aldea de El Robledo o desde el Campillo, en la carretera local que une Segura de la Sierra con La Cumbre.

Visible desde prácticamente todos los puntos de la cuenca segureña es junto con Segura de la Sierra el primer punto que se ve, incluso antes de atravesar umbrales tan significativos como el de La Puerta de Segura.

Su cara occidental, la mas conocida y visible desde el núcleo central de la cuenca segureña, dibuja un monte densamente

Yelmo · Vista desde el norte

poblado de coníferas y coronado por blanca piedra caliza cuya forma semejante a un casco, podría ser la inspiración de su nombre, aunque hay que indicar que algunos documentos históricos vienen a nombrarle como "Yermo", al parecer atendiendo a la escasa vegetación existente sobre la dura piedra caliza.

Panorámica desde El Yelmo hacia el sur

En sus laderas aparecen densos bosques vegetación de baja y media montaña con pinos, encinas, coscojas, quejigos, majuelos y cornicabras donde abunda el romero. Conforme se asciende aparece la vegetación de alta montaña, con piornos y lastonares. En la cumbre se encuentra la Estación de Vuelo Libre El Yelmo, que es sede del Festival Internacional del Aire.


HUECOS DE BAÑARES

Usamos este nombre para designar toda una zona localizada en un enclave del municipio al este de la comarca. Se accede por la pista forestal que va de Navalcaballo por el Camino de la Fuente del Tejo hasta Yeste, ya en Albacete y atraviesa una de las zonas mejor conservadas del Parque Natural. La pista discurre por densos bosques de pinares en laderas salpicadas de numerosas cortijadas, la mayor parte en estado de abandono y entre las que destacan Los Prados de Juan Ruiz.

Se encuentran aquí dos pequeños pero hermosos calares, el Calar de La Sima (1.700-1.740 m) y el Calar de Morillas (1.600-1.646 m), altiplanicies calcáreas donde se desarrollan variadas formas kársticas.

 

La Cuerda de Morillas sobre los Huecos de Bañares nos lleva hasta el Puntal de la Espinea y las Majaicas (1.646 m), dos magníficos balcones naturales.


MONTE DEHESA CARNICERA

Se localiza entre El Yelmo y el Monte Navalcaballo y es una superficie kárstica que alcanza su máxima cota en el Cerro del Rayo (1.497 m). La naturaleza caliza de los materiales en las zonas más elevadas y su disposición tectónica, que coincide a estas altutides con capas casi horizontales o poco buzantes que forman parte de grandes pliegues, ha originado la formación de numerosas altiplanicies calcáreas en la Sierra de Segura.

En estos calares se desarrollan muchas de las formas características del modelado kárstico. Su ladera oeste constituye la cabecera del río Trujala y se encuentra poblada con un denso pinar, principalmente de pino negral.

Su ladera este pertenece ya al río Madera y se localiza aquí un bonito y denso bosque de pino laricio donde es fácil encontrar a partir de los 1.200 m, ejemplares de roble melojo sobre pequeños afloramientos de carácter ácido en el piso supramediterráneo, especie rara en el Parque Natural.


RIBERA DE RIHORNOS-CARRASCO

Rosal silvestre

Sobre el río Hornos, entre las aldeas de Rihornos y Carrasco, se desarrolla una vegetación de ribera muy bien conservada donde se pueden observar las principales especies características de este entorno, tales como sargas, mimbreras, chopos o álamos, fresnos y un matorral denso y lianoide de madreselvas, zarzas, rosales silvestres y clemátides.

Se encuentra muy accesible, desde ambas aldeas y se puede observar claramente desde la carretera que las une.


RÍO MADERA

El río Madera nace a los pies del Monte Nava del Espino y de los calares de Peña Rubia y Los Caracoles, en el vecino municipio de Orcera. Su entorno es privilegiado, junto al Área de Reserva de Las Acebeas-Nava del Espino.

En su paso por el municipio de Segura de Sierra el Madera forma un precioso valle donde se desarrolla el bosque de pinos laricios más llamativo del Parque, abierto en algunos de sus puntos, con un sotobosque de helechos y donde es fácil encontrar la presencia del roble melojo, especie rara en estas sierras, asociada a pequeños afloramientos ácidos. También aparecen pinos negrales, arces, cornicabras, encinas, coscojas, majuelos y una variedad de especies que constituyen un entorno magnífico para observar y escuchar la fauna silvestre. La vegetación de ribera está muy bien conservada, con abundancia de sauces, fresnos, álamos y algunos avellanos y multitud de zarzas y lianas.