C10.jpg

Titularidad y usos del suelo

Imprimir
PDF
AddThis Social Bookmark Button

 

La economía de la Sierra de Segura ha girado en las últimas décadas, en torno al sector agrario. Una gran parte de la población se ha venido ocupando secularmente en este sector, en el que ha encontrado su principal fuente de ingresos, gracias a la gran diversidad topográfica, edáfica y climática del medio natural, que ha permitido un importante aprovechamiento agrícola, ganadero y forestal en el mismo. Sin embargo, los habitantes de esta comarca siempre encontraron la dificultad de acceder a la titularidad jurídica de las tierras, que se han mantenido mayoritariamente en manos públicas. Desde mediados del siglo XIX ello se ha traducido en fuertes restricciones para la utilización de las mismas, aunque eso mismo ha facilitado el cumplimiento por parte de dichos montes de sus importantes funciones ambientales, circunstancia que permite hoy plantear una estrategia de desarrollo sostenible basada en la valorización del medio natural. La existencia de montes públicos ha resultado también determinante a la hora del establecimiento del Parque Natural y la fijación de sus límites, que se ajustan en buena parte de su trazado a los perímetros de los montes públicos, la mayor parte de los cuales han quedado incluidos en el espacio natural protegido.

 

Haz click para ampliarlo y descargarlo

La Sierra de Segura es la comarca que tiene una mayor extensión de montes públicos en el Parque Natural, con una superficie próxima a las 82.000 hectáreas, de las cuales más del 70% corresponden a montes cuya titularidad es de la Comunidad Autónoma andaluza. Dentro de dicha comarca el municipio de Santiago-Pontones es el que posee mayor extensión de montes públicos, con una superficie superior a 47.000 hectáreas, esto es, casi el 70% de su propia extensión municipal.


La importante extensión de montes públicos en el Parque Natural ha facilitado el cumplimiento de sus decisivas funciones ambientales, circunstancia que permite hoy plantear una estrategia de desarrollo sostenible basada en la valoración del medio natural.

Importancia de los montes públicos en la Sierra de Segura, 2001

Comunidad Autónoma

Ayuntamientos

Consorcios con Ayuntamientos

Consorcios con Particulares

Total

Hectáreas

Hectáreas

Hectáreas

Hectáreas

Hectáreas

57.654

15.273

7.002

1.997

81.926

 

Los datos del Censo Agrario de 1989 permiten apreciar cómo el reducido porcentaje de explotaciones mayores de 100 hectáreas, que equivalen sólo al 2,3% del total de explotaciones en la Sierra de Segura concentran, sin embargo, más del 70% de la superficie de tierra.

Nos encontramos, por tanto, ante una abrumadora presencia del latifundismo de sierra, cuya titularidad pública y vocación forestal y ganadera lo diferencian del sistema latifundista imperante en las campiñas y valle del Guadalquivir, orientado esencialmente a la producción agrícola y en manos privadas.


USOS DEL SUELO

La vocación silvopastoral de estos montes y la conservación para la regulación de los ciclos naturales básicos llevaron a una temprana intervención de la Administración Pública para asegurar la protección de estos espacios serranos que, como se ha señalado, evitó el proceso generalizado de roturación y puesta en cultivo que caracterizó a otros ámbitos semejantes desde mediados del siglo XIX.

Ello no pudo impedir, sin embargo, que en pequeñas partes de dichos montes tuvieran lugar algunos asentamientos reducidos que acabaron transformándose en tierras cultivadas.

Los diferentes usos del suelo en este espacio agrario se reparten de forma bastante proporcional entre las actividades agrícolas, forestales y ganaderas, sin un neto predominio de uno sobre los otros. De todas formas, la Sierra de Segura presenta una dedicación forestal bastante importante, con más del 47% de su superficie consagrada a este uso.

Usos del suelo en la Sierra de Segura, 2000

Agricultura

Pastos

Forestal

Has

%

Has

%

Has

%

49.926

25,9

44.437

23,1

91.311

47,4

En efecto, en la franja occidental del territorio, que es la más llana y con mejores suelos, la importancia del suelo dedicado a la agricultura es mayor, con porcentajes que superan el 75% de la superficie municipal en Beas de Segura.

En el extremo opuesto, cuatro de los cinco municipios orientales de la Sierra de Segura (Santiago-Pontones, Hornos, Orcera y Siles), con mayores altitudes y pendientes en el terreno, así como suelos más débiles, tienen una dedicación agrícola muy reducida.